Abdominoplastia

 

Introducción

Muchas personas luchan por tener un abdomen plano y bien tonificado, a través del ejercicio y controlando su peso. En ocasiones, a pesar de todos estos esfuerzos no se consiguen estos objetivos. Esto puede deberse a embarazos, envejecimiento, cambios de peso significativos, herencia o cirugías previas.

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas mujeres u hombres que tienen una silueta relativamente buena pero que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico. Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejor la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada. Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben posponer la cirugía, al igual que las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, ya que durante la cirugía se tensan los músculos verticales del abdomen y pueden volver a relajarse en el transcurso de éste. Si existen cicatrices previas en el abdomen, esta cirugía puede estar contraindicada o las cicatrices pueden cambiar de posición. En otros casos, esta cirugía consigue eliminarlas.

 

Descripción general del procedimiento

La abdominoplastia es una intervención quirúrgica encaminada a eliminar el exceso de grasa y piel del abdomen. En muchos casos se puede  reparar la fascia que recubre los músculos abdominales si estos están muy separados, consiguiéndose un abdomen más liso y firme.

 

Puedo ser candidato/a a esta intervención

La realización de una abdominoplastia es una elección personal por parte del paciente, no para cumplir los deseos de otra persona ni para intentar ajustarse a cualquier tipo de imagen ideal.

La abdominoplastia es una buena opción para usted si:

·      goza de buena salud y tiene un peso estable

·      tiene expectativas realistas

·      no fuma

·      no tiene intención de quedarse embarazada

·      está en un peso adecuado

·      está molesto por la sensación de que su abdomen es demasiado grande

 

Que puedo esperar de esta intervención. La primera consulta

El éxito de la abdominoplastia y la seguridad de la intervención depende de la sinceridad en las consultas previas a la cirugía.

Tenga previsto hablar de :

·      por qué quiere hacerse la cirugía

·      afecciones, alergias medicamentosas y tratamientos médicos

·      si está tomando algún medicamento, vitaminas, suplementos herbales, si fuma o consume alcohol o drogas

·      cirugías anteriores

Su cirujano plástico puede que también :

·      realice una valoración de su estado de salud actual y de cualquier afección o factor de riesgo preexistentes

·      tome fotografías para su historia clínica

·      analice las opciones que usted tiene y recomiende un tratamiento a seguir

 

Una abdominoplastia no es un sustituto para el adelgazamiento o un plan apropiado de ejercicios físicos. Aunque  los resultados de una abdominoplastia son técnicamente permanentes, las fluctuaciones de peso significativas pueden reducir en gran medida un resultado positivo. Una abdominoplastia tampoco corrige estrías, aunque éstas puedan eliminarse o mejorarse en alguna medida si están ubicadas en las áreas de piel excesiva que van a ser extirpadas, por lo general las áreas tratadas por debajo del ombligo.

 

Seguridad y riesgos de esta intervención

La decisión de someterse a una cirugía de abdominoplastia es extremadamente  personal, y como tal es usted quien debe  evaluar los beneficios que le puede aportar, sus objetivos, y si los riesgos y posibles complicaciones son aceptables y asumibles.

Su cirujano plástico le explicará con detalle los riesgos de la intervención y los riesgos asociados a la misma. Se le pedirá que firme un consentimiento informado para asegurarnos que usted ha comprendido el procedimiento que se le va a realizar, las alternativas  los riesgos y complicaciones más frecuentes.

Los riesgos de la abdominoplastia incluyen:

·      cicatrización desfavorable

·      hemorragia(hematoma)

·      infección

·      acumulación de líquidos

·      mala curación de las heridas

·      pérdida de piel

·      coágulos de sangre

·      entumecimiento u otros cambios en la sensibilidad de la piel

·      complicaciones de la anestesia

·      decoloración de la piel y/o hinchazón prolongado

·      necrosis grasa

·      dehiscencia de las heridas

·      asimetría

·      flacidez recurrente de la piel

·      dolor, que puede persistir

·      trombosis venosa profunda, complicaciones cardiacas y pulmonares

·      hinchazón persistente en las piernas

·      daño de nervios

·      posibilidad de cirugía de revisión

·      resultados estéticos subóptimos

La práctica de la cirugía no es una ciencia exacta. Aunque se espere obtener unos buenos resultados, esto no se puede garantizar. En algunas situaciones, puede no ser posible conseguir un resultado óptimo con una intervención de aumento mamario y otra intervención puede ser necesaria.

 

Preparación para la cirugía

 

Antes de la abdominoplastia, se le podrá pedir:

·      una analítica sanguínea y/o una evaluación preanestésica

·      tomar alguna medicación o ajustar las que tome habitualmente)

·      dejar el tabaco con varias semanas de antelación a la cirugía

·      evitar la toma de aspirina, antiinflamatorios o suplementos de herboristería que pueden aumentar el riesgo de sangrado

 

Pasos de la cirugía

Una abdominoplastia completa suele durar entre 2 y 4 horas, dependiendo de la cantidad de corrección necesaria. Una mini-abdominoplastia suele durar entre 1 y 2 horas. La abdominoplastia se realiza a través de una incisión larga de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor.

En la mini-abdominoplastia se emplea una incisión mucho más pequeña, también encima del pubis, no siendo necesaria la incisión alrededor del ombligo , que en algunos casos puede ser descendido al estirar la piel.

A continuación, se separa la piel de la pared abdominal hacia arriba hasta alcanzar las costillas, exponiendo los músculos abdominales. Estos músculos son tensados y unidos en la línea media (plicatura de la fascias de los rectos), proporcionando así una pared abdominal firme y una cintura más estrecha. La piel separada es estirada en dirección al pubis y la piel sobrante extirpa da; el ombligo se coloca en su nueva posición. Finalmente se realizan las suturas y se coloca un vendaje y un tubo de drenaje temporal para eliminar el exceso de fluidos que pueda acumularse en la zona intervenida. En la mini-abdominoplastia, la piel se separa solo entre la incisión y el ombligo, se extirpa la piel sobrante y se realizan las suturas.

 

Postoperatorio y recuperación

Después de la cirugía, seguramente se le aplicarán vendajes sobre las heridas quirúrgicas y sobre todo el área operada. Es posible que se deje colocado un drenaje para evacuar cualquier exceso de sangre o líquidos que puedan acumularse. El vendaje se sustituirá por una faja abdominal que será utilizada algunas semanas. Asimismo se le explicará los cuidados específicos de las heridas quirúrgicas, y la medicación que deberá tomar.

 

Duración de los resultados

La abdominoplastia, ya sea completa o mini-abdominoplastia, proporciona resultados excelentes en pacientes cuyos músculos abdominales están debilitados y poseen un exceso de piel y grasa. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico. Si usted es realista en sus expectativas y es capaz de tolerar la presencia de una cicatriz abdominal definitiva, aunque disimulable, y un periodo de recuperación largo, la abdominoplastia puede ser adecuada para usted.

 

Como elegir  a mi cirujano

La Cirugía Estética existe en España como especialidad quirúrgica, correspondiente al titulo oficial denominado "Medico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora".

Nuestro país tiene un alto nivel de calidad y reconocimiento internacional en Cirugía Plástica y Estética. Hay que tener en cuenta que conseguir la especialidad es fruto de un largo y exigente periodo de selección vía MIR, y de formación teórica y practica, durante un mínimo de 5 años tras la licenciatura en medicina. Esta garantía de formación es siempre un beneficio para la seguridad del paciente.

Cuando usted esté pensando en una cirugía estética, asegúrese que su cirujano plástico está en posesión de la titulación necesaria y obligatoria para realizar ese procedimiento.