Corrección de la cicatriz de cesárea

El porcentaje de cesáreas en España se sitúa actualmente por encima del 25% (20% en sanidad pública y hasta un 40 % en sanidad privada).La incisión que se realiza en las cesáreas deja como secuela , en la mayoría de los casos, una pequeña cicatriz horizontal por encima del pubis, que a los pocos meses puede ser imperceptible.

Aunque no siempre esto es así. Es habitual que acudan pacientes a la consulta insatisfechas por la cicatriz que ha quedado tras una cesárea, y a la que muy frecuentemente definen como "hachazo". Se trata de una fina cicatriz horizontal a nivel suprapúbico que se adhiere a los planos profundos creando una depresión lineal. Esto puede ser corregido mediante una intervención quirúrgica, consistente en extirpar la cicatriz previa, una disección de los tejidos de alrededor y una sutura por planos. Esta cirugía puede realizarse como una miniabdominoplastia si queremos extirpar algo de piel sobrante o como una abdominoplastia completa si hay que ajustar tejidos de todo el abdomen. Este proceso puede acompañarse de una plicatura de la fascia de los rectos en caso de que haya diastasis o de una liposucción en caso de encontrar alguna zona con acúmulos grasos.

También podemos encontrar algunas pacientes que presentan cicatrices verticales, de cesárea o de otras intervenciones, que se extienden desde el ombligo hasta el pubis. Estas cicatrices dan un mal aspecto estético al abdomen y muchas mujeres dejan de usar bikini por esta razón. Estos casos se pueden mejorar rehaciendo la cicatriz por un cirujano plástico y siguiendo un tratamiento específico postoperatorio de la cicatriz (masaje, cremas y parches).

Este tipo de intervenciones debe ser realizada por un Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora que cuenta con la formación necesaria y obligatoria para este tipo de procedimientos reparadores y estéticos.

Escribir comentario

Comentarios: 0